" Georges COULOMB pinta lo que siente. Está arraigado líricamente en el mundo . Es el pintor del deslumbramiento.

Embajador de la Escuela de Arte Provenzal, lleva en sí mismo el sello luminoso de la Provenza. Su estilo único transmite toda la exuberancia de los colores brillantes del sur de Francia. Su forma de trabajar dista mucho del bocetaje: no pinta sobre el terreno, por eso sus pinceles están totalmente impregnados con las impresiones de su memoria. COULOMB utiliza colores fulltone que estira en capas gruesas. Su fuerza creativa le hace reconstruir la realidad a partir de sus raíces más personales  mientras que  nos ofrece una nueva y original visión del mundo.

De la tierra al cielo, lo que regala a nuestra percepción es la vital y deslumbrante belleza de la Tierra y sus promesas. El planeta azul es un Edén desprovisto de tristeza y oscuridad. La vida es un poderoso canto a la alegría y al alimento terrenal. "Maud B.